Greenwashing

by in Recomendaciones del Boicot noviembre 30, 2021

Acabamos de pasar por otro #blackfriday que nos dejó un poco resacosas, y no es precisamente por el estado deficitario de nuestro bolsillo, ni por la euforia del “estreno”. Más bien, porque en días como estos, vemos como cada vez más marcas usan la sostenibilidad, como un argumento más para vender sin parar.

Las grandes marcas saben muy bien que ahora te preocupas por el medio ambiente y estás dispuesto a colaborar para lograr un mundo mejor, pero sobre todo, saben cómo satisfacer tu preocupación vendiendo te algo.

 

👕Por eso, hoy queremos reflexionar sobre el #greenwashing en la industria de la moda, una de las que más dinero y contaminación mueve a nivel mundial.

🐏 Algunas argumentan que sus prendas son fabricadas en 100% fibras sostenibles, no orgánicas, no recicladas… solo sostenibles, sin definir origen, tratamiento, producción, etc. Luego, cuando miras el precio, algo no encaja. Un buen ejemplo es @primark

En otros casos, las expectativas bajan y nos hablan del al menos el 50% (como el caso de la colección conscious de @hm) pero al ver la composición de las prendas, vemos una enorme mezcla de fibras y muy poco (5%) o nada, de material sostenible. Según @changingmakers H&M usa más fibras sintéticas en su ‘Conscious’ que en su colección principal.

Se promocionan fibras pero se obvian los tratamientos: blanqueados, tintados, etc. que también generan un gran impacto. De esto hablamos hace un tiempo en el post de fibras textiles.

Todo esto sin considerar la producción. A estas alturas no es un secreto para nadie, que las fábricas textiles explotan a trabajadores de todas las edades, con salarios miserables y condiciones indignas de trabajo.¿Dónde está la sostenibilidad aquí?

Sin embargo, se crean campañas y etiquetas verdes, promociones imposibles y acciones “sostenibles”en las que te regalan puntos por llevar tu ropa a reciclar (que tampoco sabemos que pasa con ella, pero solo hay que ver el desierto de Atacama para tener una pista). Es decir, te motivan a reciclar, para vaciar el armario y seguir comprando, incluso más que antes, porque al final, «si es bueno para el planeta es bueno para ti».