Cada año se generan 50 millones de toneladas de desechos electrónicos, que no son rentables para reciclar y que liberan metales pesados muy tóxicos en suelos y ambiente.