Cada estación y lugar puede ofrecer una gran variedad de alimentos, la mejor elección es, sin duda, consumir productos locales y de temporada:

  1. Reduces la la huella de carbono al evitar transportes innecesarios. 
  2. Consumes productos de calidad y madurados correctamente: las frutas y verduras que tienen que viajar, se tienen que recoger antes de su maduración lo cual disminuye sus cualidades nutricionales.
  3. Apoyas la economía de tu comunidad.

Existen muchas alternativas que seleccionan productos de cercanía y ecológicos para ti,  la mayoría de distribuyen las «cestas» sin plástico y te permiten usar tus propias bolsas para recoger el pedido.